Contra La Ideología de Género

La ciencia no es una idea es una realidad

CIMA en Contra "Ideología de Género" 01/09/2016

"La posición de CIMA en respuesta a la iniciativa del Presidente de la República donde se trata de establecer la ideología de género a toda la Nación fue contundente. Desde los primeros días de Junio del 2016, tuvimos una reunión con la SEGOB y Asuntos Religiosos para defender a la familia con 4 puntos básicos:

    1. Recalcamos que era muy conveniente que se nos escuchara, la Iglesia del Señor Jesucristo a nivel nacional, ya representa el 20 % de la población total del país.
    2. Marcamos nuestra posición, como ciudadanos, y como creyentes, a favor de la familia natural (formada entre un hombre y una mujer). También que no aceptábamos que el estado adoctrinara a nuestros niños y jóvenes con una ideología de género. Y estamos en total desacuerdo y reprobamos la adopción de niños a través del mal llamado matrimonio igualitario.
    3.Agradecimos que el gobierno detonara esta unidad de la Iglesia de Cristo, a través de su intervención en contra de la familia, así que respetando las diferencias denominaciones, ahora nos había unido un propósito común, “La Defensa de la Familia”.
    4. Nos dispusimos a aportar en todo lo que respecte a la familia, ya que nosotros como Iglesia, tenemos mucha experiencia en restaurar las familias, a través de los principios y valores.

Gracias a Dios después de un tiempo se hicieron notorios los brotes de unidad impulsados por la persecución del gobierno a nuestra libertad religiosa, y en este momento ya se cuenta con la iniciativa ciudadana de origen de la Iglesia de Cristo que se presentó el 1 de septiembre acompañada de 304, 975 firmas.

La Iniciativa Ciudadana por la Vida y la Familia busca la reforma del artículo 4º Constitucional para: proteger la figura del matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer. Para proteger la vida desde la concepción hasta la muerte natural. Para garantizar la laicidad de Estado y por lo tanto el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo a principios éticos y religiosos. Para proteger el derecho superior del menor susceptible de adopción. Y garantizar el derecho humano a la identidad determinada por la naturaleza y no por la cultura.

Lo más sobresaliente es que la firman también 48 diputados de seis partidos políticos, entre ellos Acción Nacional, Encuentro Social, Verde Ecologista, Revolucionario Institucional, de la Revolución Democrática y Morena.

"Postura Médica" 05/08/2016

*Apóstol Carlos Gordillo Cima*

El Colegio Americano de Pediatras (ACPeds, por sus siglas en inglés) ha presentando la siguiente declaración sobre identidad de género en los niños. El Colegio Americano de Pediatras insta a los educadores y legisladores a rechazar todas las políticas que condicionan a los niños a aceptar como normal una vida de personificación química y quirúrgica del sexo opuesto. La realidad se determina en base a hechos, no a ideologías.

1. La sexualidad humana es un rasgo biológico binario objetivo: “XY” y “XX” son marcadores genéticos de salud; no marcadores genéticos de un trastorno. La norma para el diseño humano es la de ser concebido como hombre o como mujer. La sexualidad humana es binaria por diseño y su intención obvia es la reproducción y el florecimiento de nuestra especie. Este principio es evidente. Los Trastornos de Diferenciación Sexual (TDS), son extremadamente raros; incluyen pero no se limitan a la feminización testicular y a la hiperplasia suprarrenal congénita, y son desviaciones médicamente identificables de la norma binaria sexual y justamente reconocidos como trastornos del diseño humano. Los individuos con TDS no constituyen un tercer sexo.

2. Nadie nace con un género. Todo el mundo nace con un sexo biológico. Género (la conciencia y el sentido de sí mismo como masculino o femenino) es4 un concepto sociológico y psicológico; no objetivamente biológico. Nadie nace con una conciencia de sí mismo como hombre o como mujer. Esta toma de conciencia se desarrolla con el tiempo y, como todos los procesos de desarrollo, puede desviarse debido a las percepciones subjetivas, las relaciones y las experiencias adversas que experimente un niño desde y a partir de su infancia. Las personas que se identifican a sí mismas como teniendo “la sensación de pertenecer al sexo opuesto” o a “algún punto intermedio” no componen un tercer sexo. Siguen siendo biológicamente hombres o biológicamente mujeres.

3. La creencia que tenga una persona de ser algo que él o ella realmente no es se constituye, en el mejor de los casos, en un signo de pensamiento confuso. Cuando un niño que por lo demás es biológicamente sano cree que es una niña; o una niña que por lo demás es biológicamente sana cree que es un niño, existe un problema psicológico objetivo –en la mente, no en el cuerpo–, y debe ser tratado como tal. Estos niños sufren de Disforia de Género. La Disforia de Género (DG), anteriormente conocido como Trastorno de Identidad de Género (TIG), es un trastorno mental reconocido en la más reciente edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-V). La teoría psicodinámica y la de aprendizaje social del DG / TIG nunca han sido desmentidas.

4. La pubertad no es una enfermedad y el uso de supresores hormonales en la pubertad puede ser peligroso. Sea de carácter reversible o no, el bloqueo hormonal de la pubertad induce a un estado de enfermedad –la ausencia de la pubertad– e inhibe el crecimiento y la fertilidad en un niño que previamente estaba biológicamente saludable.

5. De acuerdo con el DSM-V, hasta el 98% de los varones con confusión de género y el 88% de las niñas con confusión de género eventualmente aceptan su sexo biológico tras pasar por la pubertad de manera natural.

6. Los niños que utilizan supresores de la pubertad para personificar al sexo opuesto requerirán el uso de terapia de reemplazo hormonal en la adolescencia tardía. La terapia de reemplazo hormonal está asociada con peligrosos riesgos para la salud, que incluyen, pero no se limitan, a presión arterial alta, coágulos en la sangre, accidente cerebro vascular y cáncer.

7. Las tasas de suicidio es veinte veces mayor en los adultos que usan terapia de reemplazo hormonal y que se someten a cirugía de reasignación de sexo, incluso en Suecia, que se encuentra entre los países que brinda mayor apoyo y afirmación a los LBGT. ¿Qué persona compasiva y razonable sería capaz de condenar a niños pequeños a este destino sabiendo que después de la pubertad hasta el 88% de las niñas y el 98% de los niños eventualmente aceptarán la realidad y alcanzarán un estado de salud física y mental?

8. Condicionar a los niños en la creencia de que una vida de suplantación química y quirúrgica de su sexo es normal y saludable es abuso infantil. Avalar la disforia de género como normal a través de la educación pública y de políticas legales confundirá a los niños y a sus padres, lo cual conlleva a que un mayor número de niños acuda a “clínicas de género” en las cuáles le administrarán supresores hormonales. Esto, en consecuencia, prácticamente garantiza que ellos “elegirán” someterse a toda una vida bajo los efectos cancerígenos y diversamente tóxicos de las drogas de reemplazo hormonal, y que, como jóvenes adultos, muy probablemente considerarán la innecesaria mutilación quirúrgica de partes sanas de su cuerpo.

Michelle A. Cretel


Diseños

La escritura nos habla de los 3 Diseños del Ser Humano. 1a Corintios 15:45.

    1. Primer Adán. Hombre con Alma Viviente (la presencia de Dios estaba con él pero no podía morar en él.
    2. Adán Caído. Hombre Natural, Raza caída muertos en el Espíritu y con un alma muy contaminada.
    3. Segundo Adán. Hombre Espíritu que da vida, Nueva Creación, Hombre Espiritual, Cristo manifestado en nosotros es la esperanza de la Gloria.

Edificio

3a Reforma Dios es Dios del Cielo y Tierra, no lo podemos sacar de los cimientos de toda civilización humana. Isaías 66:1; Isaías 2:2-5; Deuteronomio 6:4; Efesios 1:9.

    1. Política.
    2. Economía
    3. Educación
    4. Medios de Comunicación
    5. Cultura.
    6. Familia.
    7. Religión